facebook pinterest twitter next
Baby conspiracy

BABY•CONSPIRACY

< Volver al inicio

Mi embarazo: el principio de todo.

Del mismo modo que otras tantas conspiraciones de la historia, esta también nacía por accidente.

O quizás debería decir que fue fruto de un doble accidente mientras disfrutaba de una taza de té con una amiga.
¿Y sabéis cómo fue?
Hubo dos patadas perfectamente coordinadas, distanciadas por un nanosegundo; fueron el primer signo, el arranque de todas las manchas conspirativas que le seguirían.
Yo creí que solo se trataba de una divertida coincidencia. Pero no, aquello distaba mucho de ser una coincidencia.